Los empresarios de Brasil, preocupados por “la estatización”

  • Português
  • English
  • Posted on April 19, 2011


    Al empresariado brasileño le “incomoda” el proceso de “estatización”, según sus propias definiciones, que impulsa el gobierno de Cristina Kirchner. Discretos, para eludir cualquier confrontación, los ejecutivos no dejan sin embargo de subrayar que el aumento de la representación estatal en los directorios de firmas con participación de los ex fondos de pensión (ahora en manos del ANSeS) tendrá impacto en grandes subsidiarias de Brasil.

    Son básicamente tres: el banco Patagonia, donde la presencia del Estado llega a 15,25% ; Petrobras Energía, con una porción pública de 11,84% y Quickfood, del frigorífico Marfrig (con 8,97% ). Los medios locales le han dado al tema un despliegue considerable, con detalles del impacto del decreto firmado por la Presidenta. Aquí subrayan que el peso oficial en los directorios de compañías privadas ” se amplió sin aviso previo”.

    Recordaron que hasta ahora el gobierno se había conformado con las normas que le asignaban hasta un 5% de representación. Era el mecanismo que regía para las AFJP, cuyos fondos fueron estatizados en 2008. Algunos creen ver en esta iniciativa “una especie de capitalismo entre amigos”.

    Empresas como Petrobras ya cuentan con un director por el Estado en su consejo de administración. Pero en el banco Patagonia, que fue comprado el año pasado por el Banco do Brasil, el capital estatal es mayor y todavía el gobierno no designó al director. Es allí, dicen en San Pablo, donde el decreto de Cristina puede tener más impacto. La petrolera brasileña sufrirá una influencia indirecta pero no menos importante, a través de la firma Transportadora de Gas del Sur (TGS) donde el ANSeS es el segundo mayor accionista con 23,10% del capital y donde Petrobras apenas lo supera en unos punto, con 27,65%.

    Una editorial del influyente diario paulista Estado de Sao Paulo señalaba ayer: “En un paso más para ampliar su control sobre la economía , la presidenta Cristina Kirchner aumentó el poder de intervención” en el sector privado. “Y lo hizo por medio de un decreto de necesidad y urgencia, lo que le permitió evitar que la medida fuera al Parlamento, donde encontraría resistencia” .

    Sostiene que la jefa de Estado “nunca escondió sus tendencias nacionalizadoras y su deseo de cobijar en el Estado a sindicalistas y políticos que la apoyan”. Evaluó, luego, que la medida de hace dos semanas le permitirá al gobierno “interferir” en la gestión privada empresarial. La misma editorial consignaba que el decreto “es cuestionado por juristas y políticos”. Acusó a Cristina de usar un “instrumento jurídico que debería ser empleado en casos de urgencia y no en un período en que el Congreso realiza sesiones regulares”.

    El diario económico Valor cita un ejecutivo brasileño en Buenos Aires que prefirió no dar el nombre. “La medida puede no tener impacto inmediato, pero todos sabemos cómo es el gobierno argentino”, declaró.

    Para economistas brasileños se trata, sin embargo, de un recelo injustificado . “En Brasil el mecanismo no es muy diferente : fondos como Previ (empleados del Banco de Brasil) y Petros (de Petrobras), detentan participación relevante en empresas privadas como Embraer, Vale y Oi.

    Clarín/AC



    Rio Negócios Newsletter

    Cadastre-se e receba mensalmente as principais novidades em seu email

    Quero receber o Newsletter