El control sobre lavado de dinero llega también al negocio del fútbol

  • Português
  • English
  • Posted on April 19, 2011


    En la nueva ley que reforzará los controles sobre el lavado de dinero, hay una novedad, que no es la más importante pero sonará fuerte. Entre las actividades incorporadas aparecen las deportivas. Y de hecho, el fútbol, por sobrados motivos bajo la mira en buena parte del mundo .

    En una explicación simple, el lavado de dinero consiste en ingresar al circuito legal plata que ha sido obtenida ilegalmente. Que puede ser producto de la evasión impositiva, de operaciones financieras irregulares, de la droga y hasta del terrorismo.

    Hay una organización internacional – el GAFI – dedicada a vigilar estas transacciones, que integra la Argentina y 33 países más. Como en tantas otras, las potencias llevan la voz cantante.

    Según la ley que sería sancionada a comienzos de mayo, los clubes estarán obligados a informar a la UIF, el organismo que aquí controla el lavado de dinero, sobre aquellas operaciones que consideren sospechosas. De allí a que ellos mismos sean pasibles de investigaciones , median pocos pasos.

    Un trabajo de 50 páginas, hecho en 2008 por el GAFI, describe el enorme crecimiento que ha tenido este deporte al que llama “industria”, globalizado definitivamente a partir de los años 90. Incluye, entre otras citas, la de un especialista internacional: “El fútbol es una máquina de lavar dinero” , nada más y nada menos.

    El documento da ejemplos sobre maniobras cometidas en Italia, Francia, Bélgica, Europa del Este e Inglaterra. Y menciona una que toca directo a la Argentina.

    Dice que un club latinoamericano muy endeudado firmó un contrato de administración con un grupo de inversores constituido en un paraíso fiscal, que se comprometió a saldar la deuda a cambio de participar en las ganancias. El club adquiere un jugador argentino por 20 millones de dólares. La plata es transferida a una cuenta que el vendedor argentino tiene en el exterior. Conclusiones: el dinero nunca entró aquí , nada se sabe sobre el origen de esos fondos, ni sobre la cuenta en la que fueron depositados.

    En el trabajo del GAFI se identifican una larga lista de delitos que se cometen o pueden ser cometidos en el “deporte más grande y extendido del mundo y de más alto valor”. Habla de “un mercado muy fácil de penetrar, con redes intrincadas”, donde existe una “multitud de partes interesadas y grandes movimientos de dinero”.

    Dedica párrafos a cada una de esas maniobras. Entre ellas, las que existen con los pases de los jugadores , como declarar un valor mucho mayor al real. En este supuesto, el dinero de la operación o la diferencia pueden haber sido conseguidos ilegalmente y así se los blanquea.

    Fuente de toda sospecha son, por lo tanto, las transferencias por montos increíbles, en apariencia irracionales y a menudo múltiples. Según el informe, durante un tiempo las exportaciones de jugadores más frecuentes fueron las de Brasil; ahora tallan fuerte las de Africa.

    Nada que no se intuya al menos, en la bolsa caen los representantes . Al momento del informe había 4.000 registrados, pero se supone que existen muchos más.

    También entran los inversores propietarios de futbolistas . Y los que compran clubes , con plata que puede ser ilegal y que así es blanqueada, lo cual, dic e, tiene la ventaja adicional de socializar o dar reputación a personas que estaban en las sombras.

    Bajo la misma lupa quedan los que aportan a clubes cuasi quebrados o directamente quebrados , para la compra de jugadores. Sin que se sepa quienes son, ni de dónde salieron los fondos.

    Otro circuito enorme, también comentado en el informe, es el de las apuestas , que ha crecido exponencialmente gracias a Internet. Intervienen sobornos a jugadores y árbitros, para que un equipo aparentemente inferior venza a otro superior: desde luego, ganan los que apostaron por el más chico. Dice que eso es usual en partidos menos trascendentes, porque en los grandes la exposición es mucho mayor.

    Más de lo mismo es la sociedad entre política y fútbol , que encumbra a dirigentes partidarios hacia lugares a los que de otro modo no llegarían. Habla, además, de una gran fuente de recursos para el mercado: el sponsoreo , pero aquí la mira no está puesta en las marcas más conocidas, sino en aquellas de menor magnitud.

    Para que se tenga una idea de cuánto hay en juego, dice que en 2007 las ligas europeas movían 13.800 millones de euros: casi 20.000 millones de dólares al valor de hoy o $ 81.600 millones. Desde luego, el monto resulta ahora muchísimo mayor. En primer lugar figura la inglesa, seguida de la alemana, la española, la italiana y la francesa. Y entre los ingresos considerables siempre aparecen la televisión y la publicidad.

    Obviamente, el mercado argentino ni de lejos alcanza semejantes dimensiones. Tampoco se cometen todas las maniobras que describe el informe. Pero eso no significa que no las haya .

    Así la ley que reforzará los controles sobre el lavado de dinero alcance al fútbol, entre varias actividades más, el principal motivo de su aprobación es otro. Durante la última reunión del GAFI, el Gobierno se comprometió a tenerla pronto y así evitó una dura sanción de la organización internacional.

    Pronto es antes de junio, cuando el caso volverá a ser tratado. De lo contrario, el peligro es ingresar a una lista de países considerados de alto riesgo . Ahí están desde Venezuela, Paraguay y Siria hasta Vietnam y Angola.

    El oficialismo y la oposición coinciden en la necesidad de fortalecer las medidas e incorpora al autolavado de dinero. Difieren, en cambio, en las atribuciones y la independencia de la UIF, pues en el arco opositor temen que un organismo con poderes tan amplios sea utilizado como un instrumento de presión política o económica: “Ya se lo usa” , dicen algunos anti K.

    Clarín/AC



    Rio Negócios Newsletter

    Cadastre-se e receba mensalmente as principais novidades em seu email

    Quero receber o Newsletter